jueves, 23 de abril de 2009

Be inspired

Esta mañana, inquieto, he puesto el primer pie en tierra firme a las 6.42 de la mañana. Desde el sábado no puedo dormir de forma regular. Supongo que tiene que ver con mi tendencia a darle varias vueltas de más a las cosas que ya no tienen vuelta atrás. Deformación profesional, supongo. Hay que ver lo que curte un año de estrés deportivo.

A pesar de las intempestivas horas de mi despertar, soy fiel a mi costumbre de ir contrarreloj y llego entre jadeos y tropezones al tren de las 8.37, en el que voy cada día a la Universidad. Al tomar asiento, me encuentro en la mano un bonito y cuidado folleto que publicita un certamen de relatos cortos organizado por RENFE. Hago memoria: una sonriente azafata de Renfe me lo extendió al tiempo que yo esquivaba un carrito de bebé en mi sprint camino a las escaleras mecánicas. El caso es que el mimado folleto me suena de algo, y me obligo a hacer memoria de nuevo: es la recopilación de relatos del I Certamen que ya conseguí el año pasado.

La misma hora, el mismo tren, las mismas caras.

Sube. Se sitúa junto a la puerta. Mira como cada mañana los rostros de sus compañeros, y sonríe para sí.
Él es feliz. Espera en el mismo andén de cada día, se sitúa exactamente en el lugar donde el tercer vagón descarga a sus pasajeros. Espera. Bajan. Suben. A ella le gusta ser la última. Él aspira su perfume como cada mañana. No sabe que ella ha dejado pasar dos trenes por verle.

Ella, nerviosa, le mira. No sabe que él ha dejado pasar dos estaciones por respirarla.

Carmen Iglesias Vázquez
Ganadora del I Premio del I Certamen

En estos días de cuidada mercadotecnia, de impresionantes efectos visuales, de pretenciosos argumentos y efectistas finales, me suelo emocionar con las cosas simples nacidas de una idea genial. Tan aparentemente sencillas como realmente mimadas, impresionan. Inspiran.

3 comentarios:

arpia49 dijo...

El mundo está lleno de gilipollas. Y yo debo ser uno, porque me ha encantado.

Alvaro dijo...

Joder macho yo soy otro gilipollas por que tambien me ha gustado

Javier dijo...

Realmente inspirador.
Me uno al club de gilipollas.

Twitter Updates

    Sígueme en Twitter